El paraíso de la playa del Puntal y el Chiringuito de Tricio

Ahora que se acerca el verano y el buen tiempo, es el momento en el que los bloggers de viajes empezamos a publicar rankings de las mejores playas y de los mejores chiringuitos para disfrutar del verano.

Pues bien, yo voy a escribir mi post al respecto, pero esta vez centrado en una sola playa y chiringuito: la playa del Puntal y el Chiringuito de Tricio.

Llegada al embarcadero de la playa del Puntal. Detrás, el chiringuito de Tricio.

Ya hace un par de años, participé en un post colaborativo del blog de Intermundial sobre las 9 mejores playas del mundo, con mi personal recomendación sobre la playa del Puntal. Y sigo pensando lo mismo, que es una de las mejores playas de España y del mundo y hay que decirlo.

Un paraíso cercano

Para todos los santanderinos, como yo, la playa del Puntal es un paraíso cercano. Se trata de un extenso y alargado arenal que, desde Somo, se interna hasta el centro de la bahía, con un ecosistema de dunas protegidas y sus unas aguas limpias y llenas de vida, con unas vistas impresionantes de la ciudad de Santander.

La playa del Puntal, y la lancha de Los Reginas que la conecta con Santander.

Si a ello le sumas un chiringuito con una impresionante calidad de productos del mar y de la tierra, que es responsable y sostenible, además de una animada terraza con vistas panorámicas, tenemos todos los ingredientes para llamarlo paraíso.

Panorámica desde la terraza del chiringuito, mirando a Peña Cabarga

Motivos para ir a la playa del Puntal:

  1. Dar un paseo náutico por la bahía. Los santanderinos somos muy comodones, ya que nos gusta ir andando a todas partes, pues nuestra ciudad tiene de todo y a mano, además de paisajes y calles muy agradables para pasear. No obstante, para ir a la playa del Puntal hacemos un pequeño esfuerzo y nos rascamos el bolsillo para subir en las lanchas de Tricio o de los Reginas que nos llevan allí, en un espectacular paseo por la bahía, la cual por cierto pertenece al selecto club de las «Bahías más bellas del mundo«. Otra forma de ir es a bordo del barco de algún amigo, o incluso caminando desde Somo.
  2. Pasear por la orilla. Desde la punta a la que debe su nombre (El Puntal), hasta su unión con la playa de Somo, dispones de unos 4 kms. para caminar por la orilla. En su vertiente norte, la más cómoda para pasear, puedes ver las inmejorables vistas de la ciudad de Santander, especialmente las playas de Los Peligros, La Magdalena y Biquinis, que están justo en frente, además del Palacio de la Magdalena y la isla de Mouro.
  3. Tomar el sol. Los santanderinos creemos que en la playa del Puntal el sol te coge más, quizás sea por estar en mitad de la bahía, o quizás sea por el paseo en lancha, o quizás porque al estar tan a gusto, pasamos más tiempo del habitual sin darnos cuenta.
  4. Practicar el topless o el nudismo. En una playa tan grande, hay sitio para todo y para todos, con o sin bañador. Aquí nadie te mirará mal, como podría pasar en las playas del Sardinero, la zona más «conservadora» de la ciudad. Ya en mi post sobre las mejores playas nudistas del Cantábrico citaba al Puntal entre ellas. Normalmente, el nudismo se practica en la zona de las dunas, y entre el primer y el segundo chiringuito, pero no está prohibido en ningún sitio.
  5. Bañarte en las fresquitas aguas del Cantábrico. No temas, la temperatura del agua es agradable en toda la temporada veraniega (oscila entre 19º y 21º), muy cercana a la temperatura ambiente del aire (en torno a 22º en pleno agosto). La parte exterior tiene más oleaje, es especialmente apta para surfear (en la zona de Las Quebrantas, cercana a Somo); y la zona interior es mucho más tranquila, como una piscina, ideal si acudes en plan familiar con los niños e incluso las abuelas.
  6. Chiringuitear. De hecho, hay mucha gente que solo va al Puntal por ir al Chiringuito de Tricio (el que está junto al primer embarcadero). Tanto a la hora del vermut, como a la hora de comer o de la sobremesa, el chiringuito es el lugar más animado de toda la bahía, te lo puedo asegurar. Además, se trata de un chiringuito responsable con el entorno, que no contamina con residuos y mima su entorno, habiendo obtenido el premio en 2015 de Chiringuitos Responsables que otorga el Mº de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Como dice un amigo sevillano, el chiringuito es imprescindible en toda playa que se precie, ya que «la playa no es más que la terraza del chiringuito». ¡¡¡Y qué terraza tiene nuestro amigo Tricio!!!
  7. Más chiringuiteo. Hay un segundo chiringuito, al que solo se puede llegar caminando desde el primero (a unos 20 minutos), o en barco. Antiguamente había un segundo embarcadero, que se cerró debido al aumento de arena en el puntal, que lo hizo impracticable para las lanchas. Yo creía que ese segundo chiringuito también se había cerrado, pero el verano pasado pude comprobar que seguía abierto, sin masificaciones, con poca gente, pero que atendía a quienes venían en su barco privado, buscando un lugar más tranquilo para comer.
Punta del Puntal, con vistas a la ciudad de Santander

Cenas de verano en el Puntal

Pero además de todo lo anterior, desde hace unos años se vienen organizando cenas en el chiringuito, durante los fines de semana y vísperas de festivo en temporada veraniega, del 1 de junio al 15 de septiembre.

Se trata de un evento especial al que he tenido la oportunidad de acudir los dos últimos veranos, y que por un precio razonable (desde 50€), te ofrece todo lo siguiente:

  • Viaje en lancha desde Santander, ida y vuelta, con dos horarios de regreso: las 00:00 y las 02:00 para los más fiesteros.
  • Cena con dos opciones de menú. Con iguales entrantes, bebida y postres, cambia el segundo plato:
    • A) Bonito Roly o Chuleta (de 400 gr.). (precio menú 60€)
    • B) Guiso Puntal o Marmita. (precio menú 50€)
  • 1 Copa, combinado, cubata, etc.
  • Fiesta y música al aire libre, con vistas a Santander.

Lo único que no está asegurado en las cenas del chiringuito es el buen tiempo, ya que en Santander eso nunca está garantizado. Pero aunque llueva a cántaros (lo cual me sucedió en la cena del verano 2017), no te mojas, pues todo el evento se desarrolla dentro del recinto cubierto del local. Eso sí, garantizo que te mojarás por dentro, con un buen gintonic, disfrutando la fiesta nocturna al ritmo que marcan sus DJ’s.

Si estás pensando en ir a disfrutar de una de esas cenas veraniegas, ya puedes darte prisa. Normalmente se empiezan a hacer las reservas allá por el mes de febrero, así que ponte las pilas si quieres asegurar tu plaza, sobre todo si es para agosto (temporada no alta, sino altísima). Como puedes ver en las ilustraciones, se gestiona por whatsapp en el número 633 380 582.

Si no encuentras mesa libre para cenar, no te preocupes, puedes ir al mediodía y encargar mesa para comer, tras un rico aperitivo en su barra.

Marchando un vermut, con vistas al embarcadero.

DATOS DE INTERÉS

  • Lugar de Salida: Junto al palacete del embarcadero. Hay una taquilla propia, no confundir con el embarcadero de Los Reginas.
  • Fechas: desde Semana Santa hasta octubre. En julio, agosto y septiembre, servicio diario, a condición de que haga buen tiempo. El resto de la temporada, solo los viernes, sábados y domingos.
  • Horario: De 9 a 20:00. Servicio cada 30 minutos.
  • Precio: Ida 2,90€; I/V 4,20€
Cola de turistas esperando en la taquilla de las lanchas al Puntal.

Si vas por Santander en agosto, es posible que me veas en la lancha de Tricio (que son las que hacen el servicio al Puntal), o en el chiringuito, o paseando por la playa del Puntal, o quizás no, porque en Cantabria hay muchas playas muy buenas, y me gusta recorrerlas todas.

Fotografiando a la fotógrafa que fotografía a la playa del Puntal.

Y tú, ¿qué opinas, cuál es tu playa favorita y por qué? Anímate a dejarme un comentario.

2 pensamientos sobre “El paraíso de la playa del Puntal y el Chiringuito de Tricio

  1. M.Julian

    Excelente calidad-precio, ambilidad en el servicio y magnifico entorno.
    Dirigido por un buen Patrón,(Ricardo Tricio), y como contestó su hija al que pidió arriar la bandera de España, «tarari que te vi».
    Así es la GENTE de mi TIERRUCA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.